paperscomunicaciouoc

Start here

No pienses en un elefante, piensa en los marcos

Es inquietante tal y como apunta el lingüista George Lakoff en su libro “No pienses en un elefante” que nuestras acciones estén guiadas más por estructuras mentales concretas (marcos) que por el sentido común, por el raciocinio. En este libro combativo Lakoff estudia el porqué los republicanos, los conservadores americanos (cuyo símbolo es el elefante) consiguen superar casi siempre a los demócratas y gobernar.  Lakoff explica que nuestras estructuras mentales insconscientes nos impiden atender la racionalidad de nuestros intereses y así estas pueden ser manipuladas.

El lingüista desarrolla para hablar de todo ello la metáfora del padre estricto ( el Estado) que utilizan en su lenguaje los conservadores para atraerse el favor del electorado. Un padre que ordena y castiga a sus hijos cuando no se portan bien y al que estos han de obedecer sin fisuras puesto que él sabe bien qué es lo mejor para ellos.

Coincidió, cuando acababa de leer el libro, que televisaban un reportaje sobre el 11-M, el mayor atentado perpetrado en la historia de los EEUU. Tras el recuento de víctimas y el análisis de la situación hay una imagen del presidente americano ( en aquellos momentos el republicano Georges Bush) junto a un bombero que trabajó en la zona cero como símbolo de aquellos que trabajaron durante el día del atentado y los posteriores en el servicio de emergencias. La alocución del presidente a los congregados en ese momento en la zona cero y al planeta en general, vía televisión, es como la de un padre iracundo con los que han osado lastimar al país, a sus hijos. A ellos les promete firmamente ( de nuevo en un tono paternalista tomando por el hombro al bombero presente) que los culpables no quedaran impunes y que se les perseguirá hasta su exterminio.

 

pensar en un elefante

Desacralizar la escritura

Afirma el psicólogo cognitivio David. R Olson que la “escritura no es la trascripción del habla, sino que le proporciona un modelo”. Para Olson la escritura ofrecía una interpretación de lo que manifestaba la comuniación oral, permitiendo una posterior reflexión. Además en la civilización griega, origen de nuestro alfabeto, primaba el diálogo y materias como la oratoria eran imprescindibles en la formación de quienes querían alcanzar el saber. Para Olson la escritura no puede reflejar todo lo que intenta comunicar el medio oral ya que le faltan códgios metalingüísticos que hace que la información de lo que se nos quiere trasnmitir esté incompleta.

Para Olson la escritura también ha sido empleada como control del poder sobre la sociedad al conceder un rango superior a la persona alfabetizada cuando existen diversas culturas ágrafas que sin embargo guardan recpetáculos importantes del saber, que se siguen transmitiendo oralmente. En este sentido de la escritura como control social, Olson afirma que a través de ella “se esclavia a las masas a través de diferentes normas y disciplinas”.

Entre otras consideraciones, para Olson se ha simplificado el verdadero alcance de la escritura como nuestra expresión sobre el conocimiento de la realidad a travé sde su confrontción con la oralidad.

Múltiples conocimientos se han transmitido de padres a hijos mediante la oralidad (costumbres y ritos, lenguaje, técnicas culinarias, etc) sin que haya mediado un soporte de papel, la palabra escrita. Son sobre todo estos aspectos cotidianos en la vida de las personas los que se han quedado en el ámbito de la oralidad, sin necesidad de ser fijados sobre el papel porque en la memoria de cada uno de los individuos que ha formado parte de ese proceso ha permanecido hasta su fallecimiento pero continuando bajo la cadena transmisora de las generaciones. Por ejemplo, los palos del flamenco se han transmitido de generación en generación sin que mediara ningún papel.

olson

La teoría del caos, también en medicina

Diversos estudios han verificado también la extrapolación que se puede hacer de la teoría del caos a nuestro sistema biológico. Podemos ver la existencia también de la teoría del caos en la medicina. Dejando atras los supuestos mecanicistas podemos ver sistemas fractales en las ramificaciones, por ejemplo, de nuestros pulmones. De nuevo, observamos que caótico no es sinónimo de desorden o confusión sino el centro desde donde surge el ordenamiento y la aclaración posterior; la condición sine qua non para que después de las nebulosas se cree un orden perfecto donde encontramos la armonía.

teoria-del-caos

La soledad del conocimiento frente al hipervolumen de información

Según manifiesta Antoni Brey en su artículo “Una reflexión sobre la relación del individuo con el conocimiento en un mundo hiperconectado” perteneciente  al libro La sociedad de la ignorancia el amplio volumen de datos que nos ofrece la red mundial produce una situación que “paradójicamente, en lugar de permitirnos componer una visión cada vez más completa y exacta del mundo en que vivimos, a menudo nos la muestra caótica”. La globalización propuesta por las nuevas redes sociales e Internet nos arroja constantemente datos aportados sin descanso por internautas. Ello provoca que tengamos conocimiento de algún dato que nos interese en cuestión de segundos pero nos aleja del verdadero conocimiento que debería ser reflexionar e intentar ser capaces de asimilar y procesar la realidad.

Como seres humanos estamos limitados biológicamente y nuestro cerebro, aunque funciona como una red de hipertextos con múltiples conexiones de los más variados asuntos, se siente incapaz de ordenar, verificar e interpretar todo ese torrente de información que nos inunda. Sólo le queda a nuestro cerebro poder gestionar la ignorancia a la que nos vemos abocados ante la imposibilidad de deglutir toda esa información que recibimos. Se corre el peligro de que el conocimiento se reduzca a un territorio formado por especialistas que nos impida abarcar una sabiduría global.

Por otro lado, la capacidad que da la instantaneidad de los mundos virtuales nos hace sentirnos invencibles en nuestro dominio del tiempo y del espacio y podemos llegar al extremo de anular nuestras condiciones de vida naturales supeditándolas al funcionamiento de esa comunicación global en la que pueden participar al unísono muchas voces. El hecho de creer que hemos aniquilado esa limitación nos puede producir una feroz dependencia que ya está llevando a las consultas médicas a muchos adolescentes que han reducido peligrosamente su mundo, su tiempo y su espacio a un juego mundial que nunca finaliza y donde se puede enterrar la soledad que embarga a esa imposibilidad de poder saberlo todo mirando desde una infinidad de ventanas.

El hipertexto y su gramática intrínseca

Perder de vista la linealidad que ofrecían hasta ahora los textos convencionales y adentrarse en la escritura digital es, quizás, trasladar nuestro funcionamiento cerebral a la hora de de asumir la realidad al espacio virtual, al espacio digital. Si nuestros pensamientos son un laberinto de informaciones conectadas, que pueden derivarse unas de otras,  la escritura hipertextual muestra a través de los contenidos hacia los que nos conducen enlaces y conexiones nuevas posibilidades de aprehender el conocimiento. Pero este “nuevo” sistema también tiene sus reglas como reconoce el profesor Orihuela. images

 

La galaxia hipertexto

homelogoTal y como recoge Jordi Campàs en su libro “Escriptures hipertextuals” , uno de los sitios más interesantes que denotan la importancia teórica y a la vez práctica de esta nueva tecnología de la información es The File Room. Se trata de un sitio creado por el creador barcelonés Antoni Muntadas donde se recogen clasificados por tema o de manera cronológica los casos de censura cultural en el mundo. La interactividad del sitio viene propiciada por el hecho de que podemos ir añadiendo datos nuevos mediante una ficha creada a tal efecto.

 

El futuro de los medios de comunicación de masas

clip_image0011Chomsky afimaba parafraseando a W.Lance Bennet que “la opinión pública está expuesta a poderosos y persuasivos mensajes desde arriba y es incapaz de comunicarse significativamente a través de los medios de comunicación en respuesta a esos mensajes. Los dirigentes han usurpado una enorme cantidad de poder político y han reducido el control popular sobre el sistema político utilizando a los medios de comunicación para generar apego, conformidad y una evidente confusión entre la opinión pública”.

Veamos como el despliegue de la TDT en España bordea el más absoluto fracaso. Lo que se prometía como una oportunidad para la pluralidad informativa ha acabado siendo insostenible económicamente. Para la supervivencia de esos canales se precisaba una mayor inversión publicitaria que no llegó. Ello provocó el hundimiento de algunos canales en unos casos. En otros, se produjeron concentraciones empresariales mientras la audiencia ( un poco más fragmentada, eso sí) se inclinaba por los canales generalistas de siempre y las privadas más fuertes, en las que en su consejo de accionariado no figuran únicamente grupos empresariales de la comunicación. Los canales privados más modestos, ante la caída de las fuentes de financiación, han sufrido absorciones por parte de dichos grupos. Algunos de estos canales sobreviven presentando espacios de una producción muy modesta (decorados elementales, platós con una cámara fija, etc) que sin embargo dan beneficios sustanciosos (programas de tarot, concursos). El hecho de que los grupos empresariales que controlan la comunicación televisiva estén conformados por corporaciones con intereses en otros sectores amenaza con mermar el grado de pluralidad informativa y de contenidos neutrales. Las preferencias ya nos las marcan criterios profesionales sino los clientes de dichas corporaciones.

Por otro lado, la televisión pública sigue estando, a pesar de la existencia de comités de control reguladores de su función, bajo las directrices del poder político de turno y dependiendo de las transferencias que recibe vía presupuestos del Estado. Está por ver una estructura del tipo de la BBC inglesa en la que el contribuyente ayude a construir una televisión que sirva a los intereses generales e independiente de los poderes políticos y económicos, aunque puntualmente algún que otro escándalo empañe esa gestión.

Por lo que respecta  a los medios de comunicación impresos, vemos que tras un adelgazamiento generalizado de plantillas y la desaparición de muchas cabeceras, se esconde una gestión que apostó sin tener en cuenta las consecuencias por un gran salto hacia adelante con fuertes inversiones que después no se han recuperado. La caída de la inversión publicitaria también ha afectado a estos medios que aunque han encontrado en las versiones digitales un poco de pan para el hambre, ven como los ingresos en esta nueva línea empresarial tampoco son los esperados. Sobre todo después que aún no esté clara que los buscadores más renombrados se decidan a pagar por difundir sus contenidos. Tampoco las subscripciones de particulares, en este sentido, pueden lavar las ingentes pérdidas que se registran en el sector. Por otro lado esta pérdida de ganancias se une , asimimismo, a la pérdida de prestigio profesional. La letra impresa en nuestro país y en otros también lleva definida una ideología determinada.

El futuro, a mi modo de ver, pasa por la reinvención de un empresariado profesional que adelgace sus presupuestos, a lo que pueden ayudar las nuevas teconologías, en pro de una recuperación de la auténtica función del periodismo; que de las empresas periodísticas se apeen grupos empresariales de otros sectores y con otros intereses que continuamente ejercen su presión para recuperar inversiones y aumentar beneficios. Chomsky apunta que en EEUU emisoras de radio locales sin ánimo de lucro o alternativos ofrecen una oportunidad de acceso directo a los medios de comunicación. Quizás el futuro pasa por un regreso a lo local, a lo cercano; a la viabilidad económica sensata. Quizás el futuro pase por una comunicación en red, ahora que no podemos olvidar la globalidad del mundo, de esas estaciones locales resguardadas de las directrices del poder político y económico.

agosto 2016
L M X J V S D
« Jun    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.